PARQUE NATURAL TAYRONA

Hay lugares que merecen la pena verlos simplemente por la magia que le rodea. Y es que la naturaleza, el hecho de que muy pocos hombres hayan estado en un lugar como ese, nos parece mucho más atractivo, a nuestro pobre ojo occidental.

Por esta misma razón, deberíamos apreciar algunos de los Parques Naturales que hay en Colombia, algo que no se suele visitar mucho, pues quedan eclipsadas por la magnificencia de las ciudades. Por este mismo motivo, hoy vamos a hablar del Parque Natural de Tayrona. Así que si tienes planeada alguna excursión, te diremos que tienes que  reservar hueco para esta.

Los Parques Naturales, sean considerados como “Nacionales”, aunque la mayoría lo son, tienen un gran cometido: el de dar a conocer la biodiversidad, la fauna y la flora de ese país. Es un gran cometido, y por eso mismo, hay que aprovecharlo, y ser capaces de guardar un momento de nuestras vacaciones para conocer alguno de los rincones más especiales que tienen para ofrecer un gran país como Colombia. En cualquiera de los casos, lo que debemos hacer es precisamente recorrer la región, lo más personalmente posible. ¿Quieres ver verdadera naturaleza? Pues en este Parque Nacional Tayrona lo tienes, sin lugar a dudas.

Qué ver en el Parque

Los objetivos de visitar un parque de estas características, pueden llegar a ser diversos. Algunas personas estarán más interesadas en el aspecto físico, como por ejemplo ponerse en forma, a hacer ejercicio en un ambiente natural, y respirar aire verdaderamente puro. Dos personas, estamos centrados en el aspecto de la biodiversidad, descubrir las especies que siempre había querido ver pero que de ninguna manera había tenido oportunidad faltes, o por ejemplo de fotografía instantáneas de lo más impresionantes, que sólo pueden adquirir aquí. También están las personas que tienen una las dos cosas, o simplemente dar un paseo, mientras se admira el paisaje.

Lo bueno de este Parque es que hay muchas maneras de verlo. Por supuesto, hay varias empresas que se dedican al turismo, que tienen organizados un par de excursiones por la mayor parte del territorio de este parque, y que te van explicando algunas curiosidades de la naturaleza que ahí habita. Sin embargo, también tienes la opción de hacerlo por vía libre, porque también tienes esa oportunidad. No tengas miedo de perderte, porque es prácticamente imposible. Además, la caminata, desde la entrada por el camino marcado, suele durar unas dos horas, a un paso más o menos normal.

Eso sí, merece la pena detenerse hasta en el más mínimo detalle, pues puede ser totalmente distinto a lo que puedes encontrar en tu lugar de origen. La entrada no es muy costosa, pero eso sí, lo mejor es que hayas comido antes de llegar, porque si no, puedes llegar a pasar verdadera hambre. Y por otro lado, te diremos que aquellas personas que tienen algunas alergias, o predisposición a la alergia a algunas plantas, deben tener mucho cuidado, pues pueden pasarlo muy mal. No es como la alergia de primavera, ya que aquí no existe prácticamente esta estación, pero algunas reacciones pueden llegar a ser muy malas.

En cuanto al acceso a este Parque, es bastante fácil. Si estás por la zona de Taganga, lo mejor es que cojas un autobús, o un colectivo, que vaya hasta el Mercado de Santa Marta. Si estás ya cerca de esa zona, es que en el mismo mercado coas el autobús que te lleva hasta el Zaino. Es relativamente corto el viaje, más o menos una hora, pero puede parecerte más según la incomodidad con la que vayas. Aún así, puedes disfrutar bien de esta excursión, así que, ¿a qué esperaS?

Deja un comentario